Header trabalenguas para niños

Trabalenguas para niños, los primeros que pueden aprender

“El Rey de Constantinopla esta constantinoplizado.
Consta que Constanza, no lo pudo desconstantinoplizar
El desconstantinoplizador que desconstantinoplizare al Rey de Constantinopla,
buen desconstantinoplizador será.”
“Me han dicho que has dicho
un dicho que he dicho yo.
El que lo ha dicho, mintió.
Y en caso que hubiese dicho
ese dicho que tú has dicho
que he dicho yo,
dicho y redicho quedó.
y estaría muy bien dicho,
siempre que yo hubiera dicho
ese dicho que tú has dicho
que he dicho yo.”
“Cuando cuentes cuentos,
cuenta cuantos cuentos cuentas,
porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas
nunca sabrás cuantos cuentos cuentas tú”
“Parra tenía un perro.
Guerra tenía una parra.
El perro de Parra subió a la parra de Guerra.
Guerra pegó con la porra al perro de Parra.
Y Parra le dijo a Guerra:
“¿Por qué ha pegado Guerra con la porra al perro de Parra?”
Y Guerra le contestó:
“Si el perro de Parra no hubiera subido a la parra de Guerra,
Guerra no hubiese pegado con la porra al perro de Parra.””
“No me mires que nos miran,
nos miran que nos miramos,
miremos que no nos miren
y cuando no nos miren nos miraremos,
porque si nos miramos
descubrir pueden
que nos amamos.”
“El amor es una locura que solo el cura lo cura,
pero el cura que lo cura comete una gran locura”

Desde la infancia los trabalenguas para niños se han convertido en unos clásicos populares que aportan sabiduría, destreza y diversión. Aunque en la actualidad se utilizan principalmente como un método didáctico más, es cierto que los trabalenguas llevan presentes en la sociedad desde hace mucho tiempo y jamás han pasado de moda. Bien podría definirse como el juego del idioma, puesto que los niños mejoran la pronunciación gracias a ellos, aumentan su vocabulario y lo mejor de todo: siempre se hace mediante risas. Los trabalenguas nunca se deben dejar de lado por todos los beneficios que aportan y, aunque existen muchos, los dos que se han elegido como ejemplos son una buena prueba de la riqueza lingüística que tienen.

Las imágenes y los trabalenguas

Para los niños más pequeños incluir en los libros de textos solo el trabalenguas puede llegar a ser bastante aburrido, puesto que ver tantas letras juntas y encima sin poder pronunciarlas bien hasta puede ser frustrante. Según muchos estudios, sobre todo realizados en las décadas de los 80 y los 90, los niños comprenden mucho mejor las cosas si se les añade un dibujo o ilustración a los textos. Lógicamente, en los trabalenguas ocurre lo mismo, puesto que así no solo mejorarán su habla y pronunciación, también darán un paso adelante su comprensión lectora. En el caso de la institutriz, nada mejor que acompañar a este complicado trabalenguas con una imagen de una chica vestida de época, parecida a la maestra de la famosa Heidi en la serie de dibujos animados. Y, para los ladrillos, se observan muchos de ellos en el suelo y unas herramientas de albañil. Lo cierto es que con estos dibujos los pequeños prestan más atención a los textos y se ilusionan por saber recitarlos a la par que se divierten aprendiendo.

Más versiones de los trabalenguas

Es evidente que los trabalenguas se dirigen sobre todo a los niños para que puedan conocer mejor la lengua y aprender de ella. Pero hay que tener en cuenta que no todos los dialectos dicen lo mismo, es decir, en cada uno de los que existen hay palabras cuya connotaciones es diferente o simplemente se utilizan en mayor medida otras. Si se hace una comparación con el castellano de España y con el de Sudamérica, a pesar de tener la misma base, muchas de las palabras se diferencian a la hora de usarlas, por lo que puede traer controversias cuando se quiera enseñar los trabalenguas a los niños.

Teniendo delante los dos ejemplos, para empezar la palabra “institutriz” es complicado que se utilice en esas regiones, por lo que el primer trabalenguas carecería de sentido o no tendría el objetivo que se quiere conseguir. Por su parte, el de los ladrillos es más común, lo que ocurre es que en muchas ocasiones se modifica el “ladrillado” por otro verbo que presente dificultades. Existen muchos variantes de este trabalenguas pero todos ellos, cuentan con ese grado de dificultad necesario. De igual modo, en otros casos también se añaden párrafos, frases o más palabras para seguir aumentando esa dificultad a la que se está haciendo referencia.

Trabalenguas para niños 2

¿Qué importancia tienen los trabalenguas para niños?

Tan solo con verlos es fácil decir que los trabalenguas son muy importantes en la educación de los pequeños, siendo un método perfecto para mejorar su pronunciación de una forma divertida. Sin embargo, si hay que basarse en los trabalenguas de los ejemplos también se pueden destacar otros muchos beneficios concretos de los fonemas con los que se pretende trabajar con ellos. En este caso, el problema de cada uno es claro, por un lado la combinación “tr” y por otro “dr”. Cabe decir que, en ambos casos, la letra “r” está presente y es que es habitual que muchos de los trabalenguas dediquen sus párrafos a esta letra, puesto que según los expertos es una de las más complicadas de pronunciar del alfabeto. ¿Qué otros beneficios se pueden destacar?

  • Los trabalenguas se presentan como una herramienta didáctica perfecta para los profesores, puesto que son textos cortos con los que enseñan la lengua y pasan un rato divertido junto a sus alumnos.
  • Trabajar la letra “r” es fundamental, sobre todo en las edades más tempranas, debido a que la posición labial y lingual, es muy complicada al pronunciarla, de ahí que muchos niños en la infancia presenten problemas con esta letra.
  • También hay que tener en cuenta que la mayoría de trabalenguas para niños son cortos, y por lo tanto amenos, por lo que no es un material didáctico que se haga pesado.
  • Otro de los aspectos importantes de los trabalenguas es que pueden ser muy variados. De este modo los niños no crean una rutina que pueda hacerse monótona y cada vez descubrirán más cosas sobre estos textos.
  • No hay que olvidar que los trabalenguas ayudan a que el vocabulario de los niños sea cada vez más rico, ya que aprenden palabras de manera constante.
  • Estos textos ejercitan la memoria, puesto que es necesario para aprenderlos.
  • La imaginación y la creatividad pueden fluir en mayor medida si se trabaja con los trabalenguas, ya que suelen “enganchar” a los más pequeños y estos terminan por inventar sus propios textos.
  • Por último, hay que decir que los trabalenguas ayudan a que los niños tengan una mayor capacidad de superación a la vista de que se presentan como un reto que hay que alcanzar correctamente.

Trabalenguas para niños ¿o también para adultos?

Cuando se habla de trabalenguas para niños, enseguida se viene a la mente un aula llena de alumnos aprendiendo. Es lo normal cuando se usan estos textos, pero hay que decir que los trabalenguas están muy presentes en la sociedad, tanto para niños como para mayores. A menudo los adultos hacen uso de los trabalenguas como un símbolo de la cultura popular que llevan conociendo desde hace años. Sirven para designar cualquier momento, recordar un hecho o incluso como pequeños refranes. Todo el mundo en algún momento de su vida ha echado mano de un trabalenguas y, por muchos años que se tenga, siempre tienen esa dificultad añadida.

Vídeo con los 10 mejores trabalenguas para niños:

Fuentes y referencias: